Las ciudades inteligentes aumentan la seguridad ciudadana

Cuando hablamos de ciudades inteligentes, nos referimos a la tendencia mundial de usar la tecnología para innovar, desarrollar comunidades, mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y enfocarse en la sustentabilidad. Gracias al uso de la tecnología, las ciudades inteligentes, conectadas y optimizadas no solo son un fenómeno global imparable, también son la única solución para frenar y reducir los preocupantes impactos ambientales y socioeconómicos que tendrá nuestro planeta.

¿Qué son las ciudades inteligentes? 

Las ciudades inteligentes o smart cities son aquellas ciudades que utilizan la última tecnología para brindar servicios tradicionales. Por supuesto, esta definición se ha matizado con el tiempo: si en la antigüedad la construcción de sistemas de agua era un ejemplo de ciudad inteligente, la realidad actual es más complicada. Hoy, asumimos que una ciudad inteligente es una ciudad que se enfoca en la seguridad, la conectividad, el uso racional de los recursos energéticos, la promoción de la participación ciudadana y la aplicación de tecnologías del Internet de las Cosas (IoT o Internet of Things).

¿Por qué las ciudades inteligentes aumentan la seguridad ciudadana?

Las ciudades inteligentes son ciudades más seguras. Algunas de las ventajas de las ciudades inteligentes provienen de tecnologías innovadoras. Por ejemplo mediante el reconocimiento de matrículas, Centro de Delitos Conectados, el 911 de última generación.

Muchas ciudades ya están invirtiendo en tecnologías inteligentes para ayudar a promover comunidades más seguras.

La tecnología de videovigilancia de ciudades inteligentes implementada en las ciudades a menudo se asocia con aplicaciones de seguridad y protección, como mejorar la gestión del tráfico, monitorear los puntos críticos de delincuencia o monitorear el tráfico. A medida que el análisis de videovigilancia se vuelve fundamental para construir y operar ciudades resilientes, los municipios deben considerar el impacto de los desarrollos de infraestructura, que incluyen, mayores requisitos de almacenamiento de datos. Más seguimiento significa más contenido, lo que genera más solicitudes de recopilación y almacenamiento de datos. Por lo tanto, grandes cantidades de entrada de datos de video no estructurados almacenadas previamente deberían estar disponibles para el aprendizaje profundo.

Otros beneficios que dan la smart city

– Eficiencia energética: los dispositivos inteligentes informan el uso y el consumo de energía de cada dispositivo. Por lo que facilita ajustar las rutinas para tratar de generar un consumo más eficiente, lo que también significa ahorro para el usuario.

– Medio ambiente más saludable: las ciudades, tal y como las conocemos hoy en día, generan mucha contaminación que reduce la calidad de vida de los ciudadanos. Una de las ventajas de los ascensores inteligentes es que benefician el bienestar de las personas. Al reducir el uso de energía, los ciudadanos se benefician de un entorno más saludable y sostenible.

Conclusión

Las ciudades inteligentes no son solo grandes ciudades modernas, son ciudades que no temen usar la tecnología para mejorar la vida de sus residentes. Estamos construyendo ciudades seguras gracias a la capacidad de recopilar y gestionar información combinada con estrategias municipales. A medida que sumamos progreso y experiencia, se han logrado grandes resultados en soluciones de seguridad.

 

Comments are closed.