La importancia del aislamiento térmico en tu vivienda inteligente

La impermeabilización de nuestro hogar es muy importante si queremos evitar la humedad y el despilfarro de energía. No obstante, si queremos ahorrar energía, también debemos tener en cuenta el aislamiento de nuestra vivienda.

Reduzca su consumo de energía

Uno de los problemas más comunes en los hogares es el mal aislamiento. Eso significa que tenemos que trabajar más duro para que nuestros hogares queden bien, ya sea en invierno o en verano. En muchos casos, este aumento del consumo energético es constante, ya que tanto el calor como el frío se escapan a través de paredes, ventanas, etc. Estamos viendo este aumento en el consumo de energía reflejado en nuestras facturas de electricidad y, lo que es más importante, no nos sentimos bien en casa.

Para conseguir el nivel de confort que queremos, y así reducir nuestro consumo energético, es fundamental invertir en el aislamiento de nuestras viviendas. A priori, podríamos pensar que este tipo de inversión es muy costosa, pero a la larga puede ser aún más costosa si no la haces. Puedes tener claro que si haces esta inversión, ahorrarás en tu factura de la luz en poco tiempo.

Tu casa, ahorro energético

 Para mejorar la energía de tu casa y hacerla lo más eficiente posible, puedes realizar algunos trucos.

Las ventanas son un elemento esencial para conseguir una reducción del consumo de energía. Aprovechar los rayos del sol para calentar el hogar y bajar las persianas cuando cae el sol son pequeños hábitos que calientan nuestro hogar. Además, el hecho de que nuestras ventanas estén bien aisladas es un punto relevante para conseguir un ahorro energético. Si además tenemos cortinas gruesas o cortinas dobles, esto ayudará a que el calor no se escape por las ventanas y a que la temperatura se mantenga constante.

Cuando se trata de mejorar la eficiencia, también se deben considerar las puertas. Si dejamos todas las puertas de la casa abiertas, la calefacción desaparecerá de una habitación a otra. De esta forma, necesitaremos más energía para la calefacción. Además, al igual que las ventanas, las puertas también deben estar aisladas. Podemos usar cinta selladora en la puerta para evitar corrientes de aire. Se estima que entre un 20 % y un 30 % del calor y el frío se pueden perder entre puertas y ventanas.

Sin embargo, el aislamiento de nuestro hogar no solo depende de puertas y ventanas. Si tu casa es muy antigua, seguramente las paredes y los techos no están bien aislados y esto solamente se puede solucionar con una reforma. Un aislamiento deficiente de techos, paredes y pisos puede causar el 30 % de la pérdida energética.

El aislamiento se puede hacer tanto interna como externamente. Por ello, existen en el mercado infinidad de productos y métodos para conseguir el mejor aislamiento en nuestro hogar.

Directrices recomendadas para optimizar el rendimiento de la calefacción

La calefacción es uno de los más relevantes de todos los costes asociados a una vivienda. Por este motivo, es recomendable utilizar la energía de forma eficiente para calentar tu hogar para evitar sustos con tu recibo.

Como ya hemos mencionado, aislar su hogar durante el invierno mantendrá bajos los costos de calefacción de su hogar. Entonces, si su hogar tiene un buen aislamiento, sus facturas de energía serán más bajas que en otro hogar mal protegido. Pero, no se equivoque, reparar su casa para que quede bien, a menudo requiere mucho dinero. Afortunadamente, existen trucos más baratos que te permitirán lograr resultados similares a un costo menor.

Purgar el radiador al menos una vez al año

Con el tiempo, el aire del radiador puede acumularse en su circuito, afectando el rendimiento del sistema de calefacción. Por ello, limpiarlas al inicio del invierno te permitirá disfrutar de su máxima potencia a la vez que reduce el consumo energético.

Instale una válvula termostática en el radiador

En su mayoría, los dispositivos solo tienen una llave manual que podemos usar para abrir o cerrar el paso del agua al radiador. Sin embargo, la instalación de una válvula o grifo con cabeza termostática ajusta automáticamente la temperatura en cada espacio, lo que da como resultado un ahorro de energía del 10 % al 15 %.

No uses el radiador como secadora de ropa

No coloque componentes ni objetos encima o delante del radiador, ya que esto aumentará la humedad en su hogar y afectará negativamente la circulación del aire caliente. Deja de utilizar el radiador como secadora de ropa y seca tu ropa al aire.

Es importante apagar la calefacción cuando no estés en casa o por la noche

 

Por la noche, aprovecha para apagar la calefacción o mantenerla en un nivel de mantenimiento aerotérmico -unos 15 o 16 grados centígrados- para consumir lo mínimo posible.

No olvides apagar la calefacción cuando salgas de casa y dejar que se encienda cuando llegues. Puedes programar su encendido desde el panel de control o a través de una aplicación móvil, desde la que se puede controlar la calefacción desde cualquier dispositivo y ubicación.

Reemplaza tu caldera por un sistema energéticamente más eficiente

Si tienes calderas de gasóleo, te habrás dado cuenta de que requieren una serie de cuidados que acabarán desembocando en la sustitución de piezas o sustitución de las mismas.

Todavía hay muchos hogares sin acceso al gas natural, y como alternativa más económica, el gas butano es una buena opción. Con este GLP, los hogares en esta situación podrán utilizar agua caliente y calefacción a un precio más económico que el uso de la electricidad. Una caldera de gas butano es la contraparte de una sola caldera de gas natural. Se emplean para proporcionar a los consumidores agua caliente sanitaria y calefacción sin suministro permanente.

Las bombas de calor basadas en aire no requieren mantenimiento y son dispositivos muy fáciles de mantener y duraderos.

Su tecnología basada en la reutilización del aire exterior reducirá tu consumo energético y ahorrará tus bolsillos. Además, es compatible con paneles solares, suelo radiante, radiadores y fancoils.

Aislamiento en puertas y ventanas

Las puertas y ventanas que dan al exterior son la parte del edificio con la mayor pérdida de energía registrada.

Para probar la eficacia de sus ventanas, basta con observar su estado: ¿entra aire frío del exterior? ¿Están sueltas las correas?

Si alguna de tus respuestas es afirmativa, entonces no hay duda de que necesitas mejorar tu aislamiento. Para ello, retira las tiras que sellan las ventanas y reemplazarlas por tiras nuevas para mantener el calor en la habitación.

En el caso de las puertas, vale la pena cubrir sus huecos con burletes (disponibles en tiendas de bricolaje) para mantener la atmósfera de cada habitación.

Ventilación durante el tiempo adecuado

 Saca partido a la parte más soleada del día abriendo las ventanas durante 15 minutos para ventilar la casa. Durante este tiempo, el aire de cada habitación se refrescará sin enfriar las paredes y los pisos y sin gastar más energía para recalentar el aire.

Mantenga las persianas y cortinas de su casa abiertas durante el día y ciérrelas por la noche para mayor aislamiento

Comments are closed.