Formas de conseguir una casa domótica y bioclimática en 2022

¿Sabías que con la integración de sistemas domóticos en nuestro hogar podemos gestionar de forma inteligente distintas áreas como la iluminación, la climatización y el agua caliente, entre otras? Y es que el papel de la domótica en nuestras vidas parece ser fundamental, sobre todo cuando buscamos conseguir un binomio perfecto entre ahorro energético y confort y seguridad en nuestros hogares. Por eso, en este artículo queremos hablarte de los beneficios de la domótica como diferenciador del ahorro energético.

¿Cómo contribuye la domótica al ahorro energético?

Partiendo de que el consumo de los hogares españoles ya representa en torno al 30 % del consumo doméstico total y va aumentando año tras año si empezamos a abordar conductas de ahorro e invertir en sistemas domóticos para ello, según los datos del IDAE (suministrados en su plan de acción de eficiencia energética) puede ahorrar hasta un 27 %. Y no podemos obviar que cada hogar español gasta entre 900 y 1.000 euros al año, repartidos entre electrodomésticos, calefacción, agua caliente, iluminación, cocina y aire acondicionado. Todos estos diferentes espacios donde se podrían instalar sistemas domóticos que nos permitirían mejorar nuestra eficiencia energética y conseguir así un importante ahorro en nuestro consumo.

¿Por qué invertir en domótica?

Teniendo en cuenta los datos de consumo indicados anteriormente y que, además, los precios de la electricidad, el agua y los combustibles (gas, gasóleo…) aumentan cada año, la decisión de invertir en sistemas domóticos puede ser una buena opción a corto – medio plazo.

Además del aspecto económico, que se centra en el nivel de consumo, no podemos ignorar el impacto ambiental negativo que provoca el consumo descontrolado. Un factor clave que la domótica en general y los diferentes sistemas domóticos en particular pueden evitar mediante una gestión inteligente y eficiente de elementos como el agua, la electricidad y los combustibles utilizados en nuestras viviendas.

¿Cómo ahorrar luz, agua y combustible con la domótica?

Utilizar sistemas de control de calefacción como los termostatos: Regulan la temperatura de la casa en general y de las habitaciones en particular. Disponer de sensor de apertura y cierre de lunas en combinación con el aire acondicionado. Instalación de un sistema de control de regulación centralizado que detecta averías, trabajos de mantenimiento programado o posibles fugas de gas en nuestros sistemas de climatización. Programación y control de apagado de determinados dispositivos electrónicos que no necesitan un uso habitual o cuyo uso es estacionario, como aires acondicionados. Controlar la puesta en marcha de los electrodomésticos según horarios en función de la ventana horaria y el precio de la energía. Controla de forma automática e inteligente las persianas, toldos y cortinas del hogar y aprovecha al máximo la luz solar, especialmente durante la época más oscura del año.

Control automático del encendido y apagado de las luces de la casa, interior y exterior, según las necesidades del día. Controla de forma remota el encendido y apagado de luces dependiendo de si vas a salir y/o volver a casa. Monitor casa para controlar de forma remota todos los sistemas domóticos instalados en la vivienda mediante app o mando a distancia.

¿Por qué es importante controlar el consumo de energía?

Si decidimos monitorizar nuestros sistemas domóticos, podemos gestionar de forma individual e inteligente nuestro consumo diario y detectar al instante cualquier error o mal funcionamiento en cualquiera de nuestros dispositivos o electrodomésticos de nuestro hogar.

Por ejemplo, al controlar y/o monitorear nuestro suministro eléctrico, no solo podemos tener más control sobre los gastos que hacemos, sino que también podemos mejorar nuestros hábitos de consumo y nuestro comportamiento en nuestros propios hogares. Pero no solo eso, si somos de los que cuentan con un sistema fotovoltaico, mejoramos la eficiencia y reducimos la dependencia externa y el coste de la energía consumida.

¿Qué tiene en cuenta una casa bioclimática?

Si está construyendo una casa o está decidiendo las características de diseño de su nuevo hogar, debe saber que puede ahorrar mucho dinero en su factura de energía considerando ciertos aspectos de la construcción, incluidos aspectos como la ubicación del edificio, y el microclima en el que vivir que se integrará para adaptar la propiedad al enclave en el que se construirá.

 

  • Limita las pérdidas de energía del edificio mediante la orientación y el diseño adecuados de la forma del edificio, la organización de los espacios interiores y el uso de entornos protectores.
  • Optimizar las ganancias solares gracias a las superficies acristaladas y al uso de sistemas pasivos de captación de calor solar.
  • Use materiales de construcción que requieran poca energía para transformar o fabricar.

Forma y orientación

Un edificio mal orientado y mal formado puede requerir más del doble de energía que un edificio igualmente bien diseñado y orientado. La forma juega un papel importante en las pérdidas térmicas de un edificio. En general, las estructuras compactas con formas redondeadas tienen menos pérdidas que las estructuras con muchos orificios, rebajes y protuberancias.

 

La orientación de las paredes y ventanas de un edificio tiene un impacto significativo en la ganancia o pérdida de calor de un edificio. En las zonas frías es importante que los cerramientos estén orientados al sur. Y los acristalamientos y las caras norte deben ser los más pequeños posibles. En zonas muy calurosas, es interesante notar que existe la menor superficie acristalada en las orientaciones de mayor exposición solar (orientación sur y suroeste).

Cerramiento exterior

Al influir en la envolvente o la piel del edificio, los recursos energéticos del entorno inmediato pueden capturarse, conservarse y almacenarse. Además, la colocación de las distintas aberturas y la distribución de los diferentes espacios pueden facilitar la ventilación natural.

Ventanas y acristalamientos

Ventanas y acristalamientos bien alineados, invernaderos, atrios y terrazas permiten que los rayos del sol penetren directamente en la habitación a calentar en invierno, lo que genera ahorros en los costos de calefacción.

En verano, la disposición de los elementos de sombra como marquesinas, toldos y persianas enrollables, marquesinas, etc. pueden evitar la acumulación de calor y evitar así la instalación de un sistema de aire acondicionado.

La domótica está en auge y va a seguir avanzando a lo largo de los años. Existen muchos documentales en las plataformas de streaming en los que podrás aprender más sobre este tema y te servirán de inspiración para tu futuro hogar. ¿Te gustaría tener una vivienda inteligente?

Comments are closed.