Desafíos del sector energético 


La descarbonización es una prioridad para la transición hacia un mundo limpio que será posible con el uso de energías renovables Y el cambio en movilidad y logística por Electricidad biocombustibles e hidrógeno verde y sus derivados.

Esto permitirá reducir varios millones de muertes por año por contaminación del aire y retrasar o revertir los efectos del cambio climático.  Esta transición tiene su difícil desafío, como la disponibilidad de energía 24 siete cuando no disponemos ni de luz ni de viento las 24 horas del día por tanto tienen que ir acompañados de un progreso en la tecnología de almacenamiento de energía creada a través de fuentes de energía renovables

Tampoco se puede dejar de un lado la energía nuclear como una alternativa confiable de generación eléctrica dado que esta es una de las formas más seguras y limpias de producirla.  Cabe mencionar que dentro de la industria tiene factor de seguridad del 99.7%, bastante mayor que el de las térmicas.

La descentralización de nuestro sistema actual de redes monopólicas hacia sistemas de producción de energía distribuida y a través de micro redes localizadas donde los consumidores pueden llegar a generar su propia necesidad como la energía producida en los techos de sus casas tanto solares cómo eólicos para una casa independiente, para un complejo habitacional o incluso para poblaciones enteras que están lejanas algún centro de interconexión.

Un tercer elemento tiene que ver con la digitalización que está ligada a la utilización de máquinas, dispositivos y tecnología digital para optimizar tanto la producción como la infraestructura y el uso de la energía. El actual entorno inteligente exige que también incorporemos redes inteligentes, cuando hay una variedad de fuentes de energía limpia esto ocasiona que las redes se vuelven más complejas, donde se necesitan opciones inteligentes para su administración y monitoreo con la demanda fluctuante.

Esto se puede lograr mediante la inteligencia artificial incorporando el análisis predictivo de la demanda y realizar los ajustes en las redes de distribución incorporando también el Internet de las cosas que pueden optimizar el uso de la energía tanto doméstica cómo se del sector comercial e industrial. También se puede incorporar el blockchain dónde se puede ejecutar contratos inteligentes que permiten el rastreo hacia la fuente de la energía. De todo esto nace el concepto de la energía 4.0 usando la analogía de industria 4.0. Este sector donde hay grandes inversiones en activos debe ser modernizado y adaptado a un entorno más eficiente y competitivo.

Por Kurt Freund Ph.D.

Presidente Ejecutivo

KAF Holding Group SpA.

Comments are closed.